QUE LOS PUEBLOS TENGAN PAZ… MUCHA PAZ

29 Diciembre 2015
K2_ITEM_AUTHOR 
 
Guatemala vivió durante más de tres décadas una guerra que finalmente cesó con la firma de los acuerdos de paz, un proceso que tardó casi una década y se tuvieron que suscribir doce acuerdos entre el Ejército de Guatemala y la Unidad Revolucionaria Nacional Guatemalteca, URNG.
 
La firma del acuerdo final y definitivo se llevó a cabo el 29 de diciembre de 1996 en el Palacio Nacional de la Cultura. El enfrentamiento armado dejó un saldo de 250,000 víctimas, entre muertos y desaparecidos, según el informe de la Comisión para el Esclarecimiento Histórico.  El informe del Proyecto Interdiocesano de Recuperación de la Memoria Histórica da cuenta  de que más del 90 por ciento de las masacres que se registraron en la guerra y que dejaron miles de muertos fueron cometidas por el ejército, estas víctimas fueron mujeres, niños, especialmente de la población indígena y pobre.
 
La negociación de la paz comenzó en 1987 y culminó con el Acuerdo de Paz Firme y Duradera, en 1996, el cual sintetiza los 12 acuerdos. Este proceso se dio durante los gobiernos de Vinicio Cerezo, Jorge Serrano Elías, Ramiro de León Carpio y Álvaro Arzú.
 
A 19 años de la firma de la Paz en Guatemala, es necesario entender los consensos logrados y los compromisos asumidos por las partes.  El Acuerdo de Paz Firme y Duradera tiene las bases necesarias para un desarrollo en paz y asegurar un futuro moderno para el país. Éste contiene 17 puntos, principalmente declaraciones de voluntad política. La adhesión a los principios orientados a garantizar y proteger la plena observancia y el respeto de los derechos humanos, el compromiso de investigar las violaciones de los derechos humanos ocurridos en el marco del enfrentamiento interno para contribuir a fortalecer el proceso de conciliación nacional y la democratización en el país, el reconocimiento de la identidad y derechos de los pueblos indígenas como base para la construcción de una nación multiétnica, pluricultural y multilingüe. La  necesidad de un desarrollo socioeconómico participativo, orientado al bien común. Lograr una situación social más justa se relaciona con la necesidad de un sistema fiscal más equitativo y eficiente. Erradicar la pobreza y el desempleo, mejorar la salud, la educación y capacitación y la seguridad social son consideradas tareas prioritarias del desarrollo. Otro aspecto planteado es la reforma del Estado y del Ejército. 
 
La Coordinadora Nacional Indígena y Campesina, CONIC, invita a la reflexión, hoy que se cumplen 19 años de la firma de la Paz, para analizar cuánto se ha avanzado como país y el aporte que hemos tenido como ciudadanía y como pueblos organizados. REAFIRMAMOS NUESTRO COMPROMISO POR CONTINUAR LA LUCHA PARA MEJORAR LAS CONDICIONES DE VIDA DIGNA DE LAS COMUNIDADES INDÍGENAS Y CAMPESINAS, para que “los pueblos tengan paz.. mucha paz”.
 
 
Guatemala 29 de diciembre de 2015
 
 
 
COORDINADORA NACIONAL INDIGENA Y CAMPESINA –CONIC-
Miembro de UASP, Mesa Plural, Diálogo Regional Centroamericana.
12479 K2_VIEWS
CONIC
Inicia sesión para enviar comentarios
We use cookies to improve our website. Cookies used for the essential operation of this site have already been set. For more information visit our Cookie policy. I accept cookies from this site. Agree